Cómo motivar a un niño a estudiar

Cómo motivar a un niño a estudiar: Muchos son los padres que se hacen esta pregunta. Por ello nos piden consejo a la hora de hacer los deberes, preparar exámenes y motivar a sus hijos para estudiar. Motivar a un niño que ha perdido el interés no es fácil, pero si le damos las herramientas para que gane confianza en él, poco a poco irá ganando esa confianza que desencadenará la motivación para ver un sentido al estudio.

Motivar a los niños para el estudio

La motivación ante el estudio será la clave. Evidentemente, la personalidad influye en la predisposición al estudio de vuestro hijo. Pero también existen factores ambientales, el hábito de estudio que tiene y las técnicas que utiliza.

Para ayudarles, debemos tener en cuenta el método que utilizamos en las clases particulares que ofrecemos a domicilio o realizamos en el mismo Centro.

Éste empieza por hacerse tres preguntas para establecer un punto base y valorar qué aspecto o aspectos pueden mejorarse:

  1.  ¿Cómo debe ser el espacio de estudio?
  2.  ¿Qué rutina sigue cuando tiene tareas?
  3. ¿Utiliza las técnicas adecuadas para él?

Cómo debe ser el espacio  para estudiar

Para motivar a un niño a estudiar, primero debemos tener un buen espacio adecuado para ello.
En primer lugar, vuestro hijo debe disponer de una mesa con espacio suficiente para tener los materiales necesarios a mano. Debe ser un espacio tranquilo y silencioso; para eso deben alejarse distracciones como el móvil, televisión, tablets y videoconsolas. La silla debe estar situada en la parte media de la mesa, siendo una silla que permita mantener los pies en el suelo y la espalda erguida.  En ese espacio debe entrar la luz natural o disponer de una luz artificial cálida que no haga sombra al escribir.

Refuerzo positivo y actitud en la escuela

En segundo lugar, tan importante es que los niños y adolescentes estén atentos en la escuela y pregunten todo aquello que no entiendan a sus profesores como la actitud que toman éstos durante el trabajo en casa. Hay que tener en cuenta que es necesario recordarles el momento de inicio de la tarea, del mismo modo que insistirles que deben realizarlas por ellos mismo, establecer un compromiso (si es necesario) y reforzarlos positivamente cuando cumplan con su rutina de estudio. Es recomendable que sepan (diciéndoselo explícitamente) que si lo necesitan tendrán el apoyo y ayuda que requieran.

Estrategias de estudio para niños

Por último, debemos conocer qué estrategias de estudio utiliza para estudiar.
Para que una técnica de estudio sea óptima y funcional es necesario conocer, no solo su concepto sino ponerla en práctica en primera persona, previa enseñanza guiada por un adulto que sepa transmitir las bases correctamente.
Al estudiar un tema, se recomienda segmentar el aprendizaje en fases: exploración, lectura consciente, subrayado, mapa conceptual o resumen:
  1. Primero se debe realizar un vistazo general del tema; número de páginas, títulos principales, recuperación de aprendizajes previos…
  2. Después debemos leer de forma consciente y comprendiendo las palabras y las ideas.
  3. Una vez hemos leído el tema, podemos resaltar aquellas palabras clave para destacarlas y acceder a ellas rápidamente.
  4. A partir de éstas, se puede realizar un mapa conceptual o un esquema para relacionar los conceptos y hacer del aprendizaje, un aprendizaje significativo.
  5. Una vez lograda la estructura general se debe desarrollar el contenido de los conceptos con las propias palabras (evitando la copia literal). Es recomendable y complementario, para asegurar la adquisición de los aprendizajes, realizar pruebas simuladas de exámenes (partiendo de ejercicios del propio libro o contando con la ayuda de un adulto) para verificar si el aprendizaje se ha llevado a cabo correctamente: preguntas tipo test, preguntas abiertas, preguntar palabras clave…

Y para acabar,

Consejos finales para motivar un niño a estudiar

  1. Creer en sus capacidades y utilizar mensajes positivos. No es lo mismo decir “a ver qué tal te va éste, porque llevas una racha…” que decirle “seguro que éste te va bien con todo lo que te has esforzado”.
  2. Potenciar la comunicación.  Promover momentos de encuentro (niño/adolescente-adulto/s) para hablar del día, satisfacer inquietudes, resolver dudas…
  3. Ser un buen modelo (ellos son el reflejo de nuestros actos): organizarse, implicarse, participar, tener iniciativa…
  4. Animar y avivar la capacidad de esfuerzo y apoyarlos en cada éxito y en cada fracaso.
  5. Permitir el estudio con actividades de ocio que favorezcan su desarrollo y educación en valores.

En resumen, no debemos obligarle y si detectamos mucha resistencia al estudio debemos consultar a un profesional, eso evitará que el estudio sea fruto de conflicto familiar. Debemos comunicarnos con ellos y explicarles qué dificultades tuvimos nosotros y cómo las resolvimos, desde una postura afectiva, comprensiva y no autoritaria.

Cómo motivar a un niño a estudiar

Para mas información, no dude en contactar con nuestro equipo!

El teu nom (obligatori)

El teu email (obligatori)

Assumpte

El teu missatge

Desitjo rebre el Newsletter d'AnCel
Accepto la política de protecció de dades i normes del centre (obligatori)

Llegir política