Terapias con animales para niños autistas. ¿Por qué pueden funcionar estas terapias con nuestros niños y niñas?

En el artículo anterior se hablaba de la terapia asistida con animales. En este, se ha querido profundizar en las terapias con animales para niños autistas. Las niñas y niñas con estas características pueden beneficiarse de varios aspectos que aportan estos animales.

¿Qué es el TEA?

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es un trastorno del desarrollo que dura toda la vida y afecta varios aspectos de la persona.
La característica que más llama la atención es la dificultad para relacionarse con los demás. También son importantes las dificultades en el lenguaje y comunicación no verbal además del pensamiento y conducta (necesidad de rituales, preocupación o intereses limitados, rigidiza en la conducta y atención a los detalles).

Estos niños y niñas no adquieren aprendizajes, tan fácilmente como otros, por su falta de interés e interacción con las personas. No se sienten motivados para observar o imitar, por lo que requieren de un aprendizaje más guiado.

¿Por qué son beneficiosas las terapias con animales para niños autistas?

Los animales, en especial los perros, tienen una capacidad innata para entender e interpretar señales humanas. Además, por su comportamiento espontáneo, honesto y consistente, promueven cambios y efectos beneficiosos en los seres humanos. Algunos autores van más allá diciendo que estamos genéticamente programados para mostrar interés por los animales.

terapias con animales para niños autistas

Aún así, esta buena predisposición puede cambiar. Por ejemplo, si se fomenta el mensaje de que los perros son peligrosos o si se han tenido malas experiencias con ellos.

Como se comentaba anteriormente, estos niños y niñas tienen dificultades para interpretar el lenguaje, ya sean las palabras, el tono de voz, los gestos. Les resulta más sencillo entender y dar sentido a la forma de comunicación de los animales, más simple y transparente.

Los humanos usamos la ironia, el sarcasmo, no decimos como nos sentimos o decimos una cosa y pensamos otra. El perro siempre expresa lo que siente.

Cómo empezó y qué beneficios comporta

Se cree que las terapias con perros empezaron tras una casualidad. El psiquiatra infantil Boris M. Levinson decidió llevar a su perro a la sesión. Ese día observó que el niño estaba mucho más tranquilo durante la sesión y más receptivo a los aprendizajes o instrucciones.

En diversos estudios posteriores se ha demostrado que, aunque el perro no participe en las terapias, los niños y niñas están menos agresivos, de mejor humor y más participativos. Disminuye el estrés y favorece la atención.

Otros estudios también demuestran que la presencia de perros en terapias disminuye la agresividad de las niñas y niños hacia los otros y hacia ellos mismos.

Es más, incorporar al perro en la familia, hace que las mejoras de los niños y niñas sean aun mayores.

Ejemplos de actividades que mejoran con la presencia de perros.

  • Los paseos. Los niños y niñas con estas características pueden tener fugas. Existen unos chalecos especiales que unen a los niños con la correa del perro. De este modo si el niño o niña quiere escaparse el perro se hecha al suelo haciendo de ancla y relentizando el paso del niño para que quien lo esté vigilando esté a tiempo de frenarlo. Además si el niño o niña se escapa el perro puede estar entrenado para encontrarlo. Esto mismo puede usarse dentro de casa si el niño o niña se esconde cuando se asusta.
  • Mejorar la motricidad. Interaccionar con los perros requiere de andar, lanzar pelotas, etc. Practicar todos estos movimientos ayudará al niño o niña a mejorar su motricidad.

  • Refuerzo social positivo. Debido a su comportamiento, las interacciones que estos niños y niñas reciben en la calle suelen ser negativos, por ejemplo gente riñendolos. Con la presencia del perro se dan interacciones espontaneas y positivas con extraños hablando sobre el perro.
  • Gracias a su consistencia con su comportamiento ayuda a aprender nuevas conductas y a afianzar aprendizajes. Por ejemplo si trabajamos con los niños y niñas la importancia de saludar y mirar a los ojos, cuando practicamos con personas puede ser que no siempre obtengan una buena respuesta. Los humanos no somos consistentes, nuestras respuestas dependen de múltiples factores. En cambio, siempre que la niña o niño llame a su perro vendrá, pase lo que pase. Cómo esta acción siempre obtendrá la misma respuesta el aprendizaje será más consistente.

En casa…

  • Debido a que estas niñas y niñas tiene problemas con el sueño pueden sufrir crisis de ansiedad durante la noche o deambular por casa sin vigilancia. Las familias con un perro de terapia en casa duermen más tranquilas porqué pueden confiar en que el perro les despertará si la niña o niño se despierta.
  • Calmar al niño o niña. En muchos momentos de ansiedad o malestar es útil pedirle al perro que se recueste a su lado permitiendo al niño o niña escuchar sus latidos del corazón, sentir su calor y el tacto del pelo. Estas sensaciones suelen ayudar a calmarlo/la.

El teu nom (obligatori)

El teu email (obligatori)

Assumpte

El teu missatge

Desitjo rebre el Newsletter d'AnCel
Accepto la política de protecció de dades i normes del centre (obligatori)

Llegir política